Conocer chicas del America conjunta

Que uno era el infierno y el otro un confortable centro de trabajo. Que uno de los dos lugares sigue abierto y que sigue habiendo fotos suyas desnuda en Internet. Que su nombre de guerra era Justine, como el personaje del Marqués de Sade. Que la experiencia la mejoró como persona y como mujer en lo emocional, en lo económico y en lo sexual.

En portada

Esta es su historia. Nunca me surgió la oportunidad de tener relaciones sexuales o íntimas así que fui doncella hasta los treinta y muchos. Denial sé qué tan inusual sea, empero a mí me daba vergüenza y me sentía estigmatizado. Era una andoba terriblemente tímida y ansiosa, pero denial estaba aislado. Siempre tuve amigas empero nunca fui capaz de trasladar esas relaciones al plano íntimo. En el colegio, estaba rodeado de chicas empero nunca hice esos avances que probablemente sea normal que uno haga.

MÁS LEÍDAS EN TENDENCIAS

Tenía 15 años. La ansiedad le desbordaba. Dudó mucho, pero su camarada insistió hasta que acabó cediendo. Por un lado era un adolescente que perdería la virginidad y, por otro, reproducía en mí el estigma social que tiene el consumo de prostitución. Dieciséis años después de su primera tiempo, aquel chico titubeante se muestra firme y relajado durante la entrevista. Ya en determinados círculos lo conocen como el putero de izquierdas, ya que es militante de Podemos, no le molesta el apodo.

Sin comentario

Remitir un comento