Hombres solteros en regresan

Mari Gaila parece que fue trazada por el ilustre escritor gallego, intuyendo una actriz de la ductilidad de María Casares. Resulta un fenómeno detenido en el tiempo, un tiempo lejano pero incrustado en nuestros días, y que se nos muestra como una característica local. Si la joven escenógrafa polaca Krystina Zachawatowicz conociese Galicia en su precisa universalidad, es posible que fuese otro el resultado de la obra. Toda la escenografía, tan aparente en su lujo, como el programa al que antes nos referíamos, y tan mal diagramada, nada tienen que ver con la obra, como un huir de ella son los planos de tela gris que representan la iglesia. Igualmente desdichada por su pobreza es la decoración de la romería. Decimos todo esto, repetimos, cuando la obra fue vista y juzgada por la crítica de Buenos Aires y no creemos dañar su éxito. La actriz murió anteanoche en el oeste de Francia. Terminaba de cumplir 74 años. Nunca cambió sus nobles ideales ni sus convicciones.

Sin comentario

Remitir un comento