Un hombre buscando tocado

El posadero[ editar ] Aunque me hubiera quedado una habitación libre, desde luego no se la hubiera dado a esa pareja. Gente sospechosa. Han dicho que eran marido y mujer, pero yo no me chupo el dedo y a mí no me la pegan. Él es demasiado viejo y ella demasiado joven. Pero la mía es una posada honrada, y aquí no quiero partos clandestinos. Por otra parte, no me parece que la trate como a una hija. Este vejete la mira como si fuera una cosa santa y casi con reverencia. Acaso es un criado de confianza que ha cargado con este bonito trabajo

Sin comentario

Remitir un comento