Mujer busca hombre camb

Como muchos colegas, empezó a atender a sus primeros clientes en su propio domicilio. Preparó una habitación solo para este propósito y puso anuncios para promocionarse en internet: Me fijé que muchos ponían 'no final feliz' y yo también lo puse. Al poco tiempo, le pidió cita un chico con una contractura. Comenzó el masaje y, al rato, Marga le pidió que se diera la vuelta. Continuó con el masaje hasta que el cliente se quitó la toalla con la excusa de que le agobiaba. Le contesté que me daba igual, que se la volviera a poner. Como pudo, Marga acabó el masaje y cuando el cliente se marchó, fue directa al baño a vomitar.

Sin comentario

Remitir un comento