Conocer chicas en ouarzazate sensualmente

Una delícia, un sorbo de una relación amorosa incipiente en Marruecos. Fragmento de Amores Brujos. Tahar Ben Jelloun, Amours sorcières, Points, París, Najat me pidió que contara esta historia en voz baja y si se podía con una luz tenue. Esta manía de hacer ruido es signo de un desequilibrio, una debilidad. Como no pensamos, gritamos. Nos agitamos en lugar de actuar. Para Najat, demasiada luz es como demasiado ruido. Estoy contigo, no me van a tomar por una puta, porque sabes, ya no puede distinguirse a las niñas que venden su cuerpo de aquellas que son serias. Ni siquiera estoy segura de que lo que esas niñas tan bonitas hacen sea prostitución.

Sin comentario

Remitir un comento